MARIA GÓMEZ

biodinámicacraneal

Terapia Craneosacral Biodinámica

Terapia craneosacral biodinámica, la forma de conectar con uno mismo respetuosa y profunda. Es una rama de la osteopatía. 

¿QUE ES LA OSTEOPATÍA? PRIMEROS OSTEOPATAS.

La Osteopatía es una ciencia que integra filosofía, anatomía y fisiología. Abarca la totalidad del ser vivo. Es tanto diagnostico como terapia.

Fue creada en 1.874, tras largos años de estudio, por el Dr. Andrew Taylor Still. Éste era un doctor en medicina, de Missouri, abrumado por los métodos duros de aplicación de la medicina. Durante muchos años, este cuidadoso doctor, observó a los sanadores de los pueblos, su forma de contactar con las personas y su forma de manipularlos; recordó sus experiencias de pequeño, cuando curaba sus dolores de cabeza tendiéndose en una hamaca y poniendo su nuca en el borde de la tela de la hamaca, de forma que su cabeza podía colgar y la tela le presionaba la articulación entre el cuello y la cabeza…Y sintetizó la Osteopatía, que, como hemos dicho engloba conocimientos de anatomía, fisiología y filosofía.

Llamó a esta ciencia Osteopatía porque utiliza los huesos como referencia del estado del cuerpo. Se basa en la siguiente premisa: “todas las partes del cuerpo obedecen a la Ley Eterna de Vida y Movimiento”. Así pues, según la Osteopatía, donde hay movimiento, hay vida. Existe una relación directa entre estructura y función, así pues cualquier alteración en la estructura produce una alteración en la función, debido a un bloqueo en el flujo de los fluidos, que son la base de toda la función fisiológica. Percibiendo el cuerpo con las manos, con un contacto muy ligero, el osteópata comprueba si existe el movimiento, en todas y cada una de las partes del cuerpo.

Fundó la primera escuela de Osteopatía en Kirksville, Missouri. A esta escuela asistió William Gardner Sutherland, periodista, que se quedó fascinado por esta ciencia, tanto que abandonó su carrera de periodista y se centró en la Osteopatía. Este joven estudiante contemplando cierto día un cráneo especialmente preparado, centró su atención sobre los huesos temporales y una idea le golpeó como un rayo: “biselados como las agallas de un pez, diseñados para la respiración primaria”. Este pensamiento le llevó a pasar el resto de su vida explorando acerca del hombre y de su naturaleza. Profundamente espiritual, pero tomasiano, tuvo la certeza de que los huesos craneales tenían micromovimientos. Para convencerse de que no era así, diseñó una especie de casco, con cinchas de cuero y topes, con el que se ceñía el cráneo, experimentando así todo tipo de malestares, dolores y desequilibrios a todos los niveles: físicos, emocionales y mentales. Cuando se quitaba el casco compresor, su mujer, con un suave masaje en la cabeza, aliviaba sus dolores. Así se dio cuenta de cómo, efectivamente, los huesos craneales tenían movimientos, y la ausencia de esos movimientos conducía a la enfermedad. Trabajó en un hospital infantil y ayudó a muchos niños con su técnica. Incluso tuvo la oportunidad de poner a prueba sus teorías en un caso muy grave. Estando de picnic en casa de unos amigos, en el campo, oyó un alboroto cerca del lago y se acercó. Allí vio cómo sacaban del agua a un hombre, aparentemente ahogado. Mientras llegaba el médico, sutherland tomó la cabeza de este hombre entre sus manos y manipuló sus huesos temporales. Tras breves instantes hubo una sacudida y el hombre comenzó a respirar: había reconectado con la potencia que anima a todos los seres vivos: el Aliento de Vida. Sutherland introduce en la Osteopatía el concepto del movimiento craneal, que es un movimiento rítmico que tiene su origen en la fluctuación del Líquido Cefaloraquídeo y se expresa en todo el cuerpo de forma simultánea y global, como movimiento involuntario. Desarrolló una serie de técnicas para equilibrar este movimiento craneal. Introdujo la idea de la Potencia del Aliento de Vida, de la Marea y de la Inteligencia Inherente en el organismo. El Dr. Sutherland publicó un libro con sus teorías, que fue rechazado por sus colegas contemporáneos.

Un alumno suyo, Rolling Becker, retoma su trabajo y lo enriquece introduciendo el concepto de la escucha de los tejidos y la idea de la Marea Larga y del potencial inherente de salud en cada lesión. Hasta 1.974, fecha en la que un joven médico, el Dr. Jhon Udpledger, se llevaba una bronca por parte de su jefe, un neurocirujano, en el transcurso de una operación a médula abierta. Su jefe le había ordenado que sujetase la médula con dos pinzas: y ésta no paraba de moverse. Había una ondulación constante, rítmica e imparable. Recordó el trabajo del Dr. Sutherland y comenzó a estudiarlo en profundidad. Ha sido el creador de la Terapia Sacro Craneal, con un protocolo de 10 pasos muy útil en determinados casos. Su trabajo se centra en los aspectos biomecánicos y membranosos y está orientado hacia la restricción y la lesión.

Existe en la actualidad otra escuela, la de Franklin Sylls, a la que pertenecen osteópatas como Michael Kern o Robert Harris, cuya labor se inspira en los estudios de Sutherland y Becker, en el sentido de la escucha de las Mareas y la Potencia sanadora del Aliento de Vida como expresión de Inteligencia, distribuidora de salud y equilibrio. Este es el enfoque Biodinámico de la terapia CraneoSacral.

PRINCIPIOS DE LA OSTEOPATÍA CRANEOSACRAL.

Esta técnica se basa en cinco principios claros, establecidos por el Dr. Sutherlan:
-La fluctuación del líquido cefalorraquídeo.
-el movimiento inherente del sistema de membranas de tensión recíproca.
-la motilidad del sistema nervioso
-la movilidad de los huesos craneales.
-el movimiento involuntario del sacro entre los iliacos.

Estos cinco principios son la base del trabajo en consulta, y le sirven al terapeuta para valorar el estado de salud de su paciente y para corregir cualquier desajuste. Para ello el terapeuta contacta con la Respiración Primaria, es decir, con el movimiento involuntario que el funcionamiento simultáneo de estos cinco principios causan en el cuerpo. Con un contacto muy ligero de sus manos va sintiendo todo el cuerpo. Cualquier restricción del movimiento de la Respiración Primaria se manifiesta en el cuerpo como un estancamiento de todos los líquidos del cuerpo y, a la larga, genera enfermedad. Utilizando sus manos como herramientas, y el impulso del líquido como ayudante, el terapeuta va devolviendo a los tejidos la movilidad perdida.

Las sesiones de terapia CraneoSacral generan equilibrio, eliminan desajustes y crean gran bienestar. Son muy útiles en casos de traumatismos, tanto en el cráneo como en el sacro, por lo tanto son muy eficaces para secuelas de accidentes, o de operaciones quirúrgicas. En desajustes provocados en el parto debido a un nacimiento complicado, con forceps, ventosa o cesárea. Reconocer y tratar los desequilibrios craneales en los bebés sirve para prevenir problemas que se manifestarían más tarde en su vida. En trastornos relacionados con la estructura del cuerpo como problemas de columna o de cualquier articulación; en alteraciones del sistema nervioso, en dolores de cabeza, trastornos hormonales y un largo etcétera.

ENFOQUE DE LA BIODINAMICA CRANEOSACRAL

Una serie de osteópatas craneales se dieron cuenta de que había otros movimientos aparte de esta Respiración Primaria, que envolvía a esta y que eran más lentos y más profundos.
Estos osteopatas craneales fueron Rolling Beker, Franklin sylls, Michael Kern y Robert Harris, entre otros.

Retomaron el trabajo de Sutherland, en lo referente al Aliento de Vida como Potencia Sanadora existente en el Universo, manifestándose y acumulándose en el líquido cefalorraquídeo y creando en el cuerpo dos movimientos de Marea: la Marea Larga, lenta, de 100 segundos por ciclo, que transporta la Matriz Original o recuerdo de nuestro Propósito o Plan Inicial. Contactar con ella es entrar en Estado de Gracia, es recordar para qué hemos nacido. La otra es la Marea Media, más rápida, de 25 segundos por ciclo, que equilibra, elimina tensiones y revitaliza el organismo.

Es una técnica suave y profunda, respetuosa con el proceso de la persona. El terapeuta es un mero espejo de lo que le está sucediendo al paciente. Sin él el paciente no podría verlo, pues necesita esa referencia externa. Pero es el propio paciente el que hace los cambios que necesita, sin la intervención del terapeuta. Es una meditación interactiva.

Las sesiones facilitan una profunda conexión y comprensión del paciente consigo mismo y con la Potencia Sanadora del Aliento de la Vida, que se puede manifestar de forma más intensa y más clara. El paciente experimenta una evolución espiritual, una reorganización fisiológica, cambios estructurales y un equilibrio profundo.

Es adecuada para los mismo problemas que la terapia CraneoSacral, pero es más respetuosa y más sutil, si cabe, reconectando al paciente con su verdadero Ser, muchas veces olvidado. Es muy adecuada para tratar el estrés postraumático, así como también ayuda a equilibrar los problemas psicológicos derivados del trauma. Equilibra desajustes del sistema nervioso y endocrino y energético. Mejora el funcionamiento global del cuerpo

CONDICIONES PARA SER UN BUEN TERAPEUTA

Tiene que ser capaz de cuidar de sí mismo; ser capaz de estar presente en la sesión con ecuanimidad; saber crear en su consulta un espacio seguro donde su paciente pueda ser quien es; saber observar sin intervenir, pero también saber mostrar lo que está sucediendo; saber proveer a su paciente de recursos suficientes para que pueda comprender, aceptar y asimilar su proceso.

CÓMO SE REALIZAN LAS SESIONES

En un entorno seguro y tranquilo, con el paciente tumbado boca arriba, sin necesidad de desnudarse, el terapeuta va tocando, con un contacto muy ligero, en distintas zonas del cuerpo. Principalmente en los pies, en el sacro, a lo largo de la columna y en la cabeza. Permanece unos momentos en cada zona, dependiendo del grado de movimiento-salud que haya.

Generalmente, al terminar la sesión, el paciente tiene la sensación de profunda calma, conexión consigo mismo, bienestar y profunda relajación.

¿PARA QUÉ ES ÚTIL?

-Secuelas de nacimiento traumático
-Secuelas de accidentes de cualquier tipo
-Secuelas de operaciones quirúrgicas, adherencias, traumas...
-Traumas emocionales
-Disfunciones del sistema nervioso
-Disfunciones del sistema digestivo
-Disfunciones del sistema cardio-respiratorio
-Disfunciones del sistema músculo esquelético
-Problemas de oídos como zumbidos, tinitus, pérdida de audición o dolores
-Problemas de vista y olfato
-Dolores musculares o de huesos
-Hernias discales
-Jaquecas o migrañas
-Desajustes emocionales o de personalidad
-Estrés, angustia, depresión, insomnio
-En ciertos síndromes: down, autismo, parálisis cerebral...
-En desajustes generales en los bebés o los niños

Tiene una especial utilidad como ayuda al crecimiento personal, mostrando muy claramente cuales son los patrones de comportamiento inadecuados y dando herramientosa para conseguir un estado de equilibrio y plenitud.

Contacto

Si desea más detalles acerca de nuestros servicios puede concertar una visita.
Envíenos un mail a mariarikta@yahoo.es y nos pondremos en contacto con usted.

[+] Acerca de BIODINAMICACRANEAL

 © Pululart                      Mº José Gómez Martínez Piñeiro . Tel: 981 63 16 10 · 915 76 69 56 · 687 51 21 48