MARIA GÓMEZ

biodinámicacraneal

Meditación, la via del descubrimiento

Dedico este artículo a mi maestro de meditación y Yoga, Dánilo Hernández, que, pese a tener su centro de yoga en Madrid, extiende su sabiduría a lo largo de España y Sudamérica. Este trabajo es mi recopilación de muchos años de contacto con Danilo. Y mi homenaje.

¿QUÉ ES MEDITAR?

Meditar es la mente en ausencia de pensamientos. Es estar establecido en el presente, fluyendo con lo que viene. Es un estado en el que la mente se vacía de pensamientos. Como es un estado, estas en él o no estas. Sucede espontáneamente, como consecuencia de la intensificación de la conciencia. Es estar abierto. Meditamos para comprender, a nosotros mismos y al mundo: es la vía del descubrimiento.

Es un magnífico antídoto contra el estrés, y modifica la configuración del cerebro de forma permanente, de modo que los que la practican dan preferencia en su vida a las emociones positivas y tienen una mayor capacidad de adaptación ante los acontecimientos, además potencia el sistema inmune. Todo esto está comprobado científicamente. Tiene importantes efectos biológicos, hay un incremento de actividad en el lóbulo frontal izquierdo, la residencia de las emociones positivas. Reduce el funcionamiento de la región derecha, equilibra los hemisferios. Las ondas cerebrales bajan a su cota mínima, el sistema nervioso se relaja profundamente. Con todo esto el meditador tarda menos tiempo en eliminar las emociones negativas y la tensión, que el que no medita. Y lo mejor es que no hace falta meditar toda la vida para conseguir esto, a los pocos meses de meditar y con una práctica de 30 minutos diarios ya se consigue.

Por todo esto vemos que es beneficiosa para cualquier desajuste del sistema nervioso, emocional, mental o inmunológico. Equilibra, crea niveles de consciencia profundos, aporta claridad de pensamiento, vitalidad, energía, alegría de vivir, ecuanimidad…los beneficios son tantos que merece la pena probar.

Todo empieza por el desarrollo de la atención. Uno quisiera estar donde no está, pero hay que ser profundo y simple y tener un planteamiento realista.

La meditación no tiene nada que ver con el apego, con las creencias, con las expectativas. Trabajamos sin una meta, no buscamos estar felices, ni relajados. Desarrollamos la comprensión. Lo que nos sucede es justo lo que nos tiene que suceder. No hay problemas, el problema es cómo nos relacionamos con lo que va surgiendo.

La meditación no tiene nada que ver con el apego, con las creencias, con las expectativas. Trabajamos sin una meta, no buscamos estar felices, ni relajados. Desarrollamos la comprensión. Lo que nos sucede es justo lo que nos tiene que suceder. No hay problemas, el problema es cómo nos relacionamos con lo que va surgiendo.

La actitud interesante es tener consciencia corporal: cómo percibo mi cuerpo, solo siendo testigo, sin implicarme. Implicarse es responder.

Actitud ante la meditación:

-No forzar la mente.
-Desarrollar paciencia.
-Desarrollar la atención.
-No apego
-No aversión.
-No implicarse con lo que surja.
-No tener expectativas ni objetivos.

Más vale un gramo de práctica que una tonelada de teoría.

La meditación no es algo que suceda durante la sentada, la actitud meditativa continúa en la vida cotidiana.

La meditación es la Vía del No Apego.

¿CUANTOS TIPOS DE MEDITACION HAY?

Fundamentalmente hay dos tipos de meditación:

SAGUNA, con soporte
NIRGUNA, sin soporte

SAGUNA, con soporte, el practicante se concentra en algo mientras medita, ese algo puede ser la respiración, contar las respiraciones, un mantra, un mandala, una imagen, las sensaciones en alguna parte del cuerpo.
En esta meditación la consciencia se funde con el objeto, hay algo donde fijar la atención.
Es el método por el cual se debe empezar a practicar el arte de la meditación, porque se empieza a purificar las capas de tensión en los cuerpos físico, mental y emocional, empiezan a surgir los samskaras, las impresiones negativas en todos estos cuerpos. Se manifiestan con dolores, molestias o emociones.

NIRGUNA, sin soporte. El practicante medita sin nada que sujete su atención. A veces se pueden incluir valores espirituales como la impermanencia, el vacío, el absoluto. Es la presencia de la conciencia sin foco. No estás implicado en nada, no evitas nada.
Es mejor acometerla cuando se tiene experiencia.

Durante una sesión de meditación, una vez que tengas un poco de práctica, se comienza con Saguna y se termina con Nirguna.

¿COMO MEDITAR? POSTURA

Para empezar, lo más importante es la postura, normalmente utilizamos la postura birmana:

Sentado en el suelo, con un cojín bajo el coxis, rodillas en el suelo, espalda recta, hombros hacia abajo y atrás, pecho erguido, cabeza en línea con la columna, respiración libre en el abdomen.

Lo que no tiene base se cae, así que procura que tu base tenga tres puntos de apoyo: la pelvis y las rodillas. Luego está la coordenada vertical, procura alinear bien el centro.

Al principio esta postura es difícil y remueve muchas sensaciones físicas, emociones, pensamientos…pero el meditador insiste y, finalmente logra sentarse cómodamente. En las primeras sesiones se da una lucha con el cuerpo, con los dolores, aburrimiento, aturdimiento…. Todo esto es frecuente y normal.

Te doy unas instrucciones sencillas para comenzar a sentarte:

-Busca un lugar en el que te sientas cómodo y protegido. Procura que sea el mismo siempre. Y siempre a la misma hora. E incluso hazte tu propio espacio agradable: luz ténue, una vela, un incienso, un chal para abrigarte los hombros, un cojín para sentarte, una alfombra mullida….todo esto ayuda.

-Márcate un tiempo para meditar, al principio pueden ser suficientes 10 minutos, para luego ir aumentando poco a poco hasta permanecer meditando una hora. Sería aconsejable poner un despertador, que no suene muy alto ni turbe tu meditación con su tictac, para medir el tiempo exacto. Y te puedes decir a ti mismo algo así como: hoy voy a meditar X minutos.

-Siéntate con una base amplia, las rodillas bien separadas y en el suelo, la espalda recta, cabeza en línea con la columna.

-Para lograr un buen alineamiento haz lo siguiente:

• Sentado con las rodillas en el suelo, inclínate hacia delante, con la espalda bien recta, hasta 60º. Vuelve hacia atrás muy despacio y al llegar a la vertical mete el ombligo y nota como los isquiones se “clavan” en el cojín. Pelvis neutral y una pequeña lordosis lumbar.

• Estira la columna hacia arriba con una buena inspiración torácica.

• El mudra que quieras o ninguno. Un mudra es un gesto que se hace con los dedos de las manos. El más habitual es unir las yemas de los dedos índice y pulgar de cada mano, con las palmas hacia arriba o hacia abajo.

• Ojos cerrados, abiertos o semi cerrados, pero mantenlos igual durante toda la meditación.

-Si durante la práctica se deshace la postura, la rehaces despacio.

EJERCICIOS
Te voy a sugerir una serie de ejercicios para ir progresando en tu meditación.

EJERCICIO N 1. Instálate en tu postura de meditación, siguiendo las instrucciones anteriores y, durante toda la práctica, date cuenta de tus SENSACIONES FISICAS. Encuentra la presencia de tu conciencia en todo tu cuerpo. Desarrolla la atención en todo tu cuerpo. Permanece meditando durante el tiempo que te has marcado. Y, ya sabes, no te impliques con nada que surja, simplemente eres testigo de tus sensaciones físicas. Esto te enseña a saber relacionarte con tu cuerpo y te permite ir profundizando en otros trabajos.
Cuando termines anota en un cuaderno cuales son esas sensaciones físicas que has tenido.

EJERCICIO N 2. OBSERVA LA MENTE Y NO PIENSES, NO PERMITAS NI UN SOLO PENSAMIENTO. En tu postura de meditación, trata de no pensar.
Cuando termines anota tus experiencias en tu cuaderno.

EJERCICIO N 3. Instálate en tu postura de meditación y PERMITE TODOS LOS PENSAMIENTOS, NO DEJES DE PENSAR NI UN INSTANTE.
Anota también tus experiencias en un cuaderno.

Una vez que hayas hecho estos ejercicios te podrás dar cuenta de que no puedes forzar la mente, porque consigues lo contrario de lo que pretendes. El secreto de la meditación es no forzar la mente, sino adaptarte a las circunstancias y saber fluir con la vida.

EJERCICIO N 4. Sentado en meditación, cuenta tus respiraciones, cada vez que exhalas, del 1 al 21 y del 21 al 1.
Cuando cuentas hay tres partes activas en tu mente:
1. La respiración
2. Contar
3. Tus pensamientos.
Contar es un método para todos. Cuando cuentas tus respiraciones se hacen muy evidentes tus distracciones. Hay una sensación de fracaso en una propuesta tan sencilla. Contar es fundamental para desarrollar la atención. Es un barómetro de tu atención. Si no eres capaz de contar sin distraerte no empieces con ningún otro método. Si estás en otro método y tu atención está dispersa, vuelve a contar tus respiraciones.
También anota tus experiencias. (Todas estas anotaciones te van a servir para ir formando tu propia forma de meditar)
Con este ejercicio puedes practicar una temporada, hasta que notes que tu atención es firme. No obstante, contar durante unas cuantas vueltas, es una buena forma de empezar una sesión.

EJERCICIO N 5. Kinin, paseo meditativo contando los pasos. Con las manos una encima de la otra sobre el plexo solar, con la atención puesta en la respiración, el equilibrio y los pasos, vete contando los pasos de la siguiente forma:
1. Hasta 5
2. Hasta 6
3. Hasta 7
4. Hasta 10

y vuelves a empezar.
Este tipo de meditación es bueno para hacer un descanso entre una sesión y otra, o para meditar cuando estás caminando.

EJERCICIO N 6. OBSERVA LA RESPIRACION EN EL VIENTRE

EJERCICIO N 7. OBSERVA LA RESPIRACION EN LAS FOSAS NASALES. ANAPANA SATHI YOGA.
Utilizamos la respiración como soporte, entre otras cosas porque te pone en el presente. Al observar la respiración, observamos la mente. La mente y la respiración son dos caras de la misma moneda: la respiración es la parte sutil de la mente. Según respiras así está la mente. Cuando se produce alguna modificación del ritmo de la respiración, unas milésimas de segundo antes ha habido algún cambio en la mente.
La respiración profunda nos toca el centro. Cuando hay una modificación en el ritmo de la respiración es señal de que algo ha cambiado en la mente.
Al observar la mente te das cuenta de varias cosas:
- La mente no quiere estar en la respiración y se distrae, yéndose al pasado o al futuro. La mente es muy dinámica.
- Lo que llamamos mente en el presente se muere, si te centras en la respiración el pensamiento se muere.
- Si vamos al pasado o al futuro puede haber pensamientos sin sentido: ignorancia. Pensamientos agradables y que me apetecen: apego. Pensamientos incómodos y desagradables: aversión.

Ignorancia, apego y aversión son los impedimentos mayores de la meditación y los enemigos de la mente. Al generar apego o aversión genero patrones que se quedan en la memoria, fortaleciendo patrones de comportamiento.

Con la respiración te liberas del patrón reactivo del apego y la aversión. Estás en la realidad, en el presente y al desarrollar atención se destapa la purificación mental: todo el material que se ha quedado atascado en la mente se libera. La mente es un órgano que asimila impresiones constantemente y que necesita expulsar muchos residuos. Estos se eliminan mediante la meditación. Cuando paras tu mente comienzas a expulsar toda esta basura. En la meditación estás creando el clima para que todo esto se libere.

La meditación provoca una catarsis en la mente: en cuanto te centras y estás en meditación, del inconsciente empieza a escupirse basura, como agitación, recuerdos, dolor, dudas… toda la basura atascada surge y si puedes estar con ello lo transformas, y toda la energía que gastabas para retener esto se libera para estar disponible.

Durante un periodo variable de tiempo la meditación es un proceso de purificación. Lo que surge durante la meditación es lo más importante que hay que trabajar. Puede ser el objeto de tu meditación.

Aire que entra, aire que sale. Y estás en el presente. No estás en nada, en ninguna referencia. Meditación es llegar a experimentar lo que tu eres sin condicionamientos.

Al pensar en el pasado o en el futuro, como reacción mecánica, no estamos en meditación ni en el presente.

La meditación es estar establecido en el presente, fluyendo con lo que venga.

Cuando te centras en la respiración, empiezas a desarrollar atención sobre una base real. Es el soporte perfecto para el desarrollo de la atención. También purifica la mente, pues rompe los patrones de la mente de apego y aversión, pasado y futuro.

Al empezar a meditar es normal que las viejas impurezas almacenadas en la mente surjan: son los samskaras y se manifiestas de dos maneras:
- Como molestias físicas.
- Como pensamientos.

Te debes mantener como un espectador pasivo, pues si te resistes a ello o cambias de postura, va a aparecer por otro lado otro dolor, otra molestia, otra emoción. Lo único que puedes hacer es observarlo, permitirlo y dejarlo pasar, sabiendo que es una limpieza de impresiones negativas. Observa lo que surge, conviértelo en el objeto de tu meditación.

Purificar la mente a veces es doloroso, lo único que hay que recordar es que eso es pasajero y que hay que observarlo sin identificarse con ello. Es como una herida que, al curarla, duele.

Relaciónate con las molestias físicas observándolas. Son manifestaciones físicas de tensiones mentales o emocionales. Cambiar la postura no soluciona nada. Permítela, obsérvala y así se transformará. Toda molestia es una contracción física, mental o emocional. Si la aceptas la transformas, si luchas con ella la alimentas. Si observo el dolor, sin desear que desaparezca, simplemente admitiéndolo, se transforma.

Sufrimiento viene del latín suffare: zona oscura, no iluminada.

EJERCICIO 8. Atención a:
1. Postura.
2. Observa la respiración en el abdomen.
3. Cuenta de 1 a 21 – de 21 a 1.
4. Observa la respiración en la nariz.
5. Observa tu presencia en la respiración.
6. Observa las pausas entre tus pensamientos.

EJERCICIO 9. Atención a:
- Observa la presencia de la conciencia en la exhalación.
- Disuelve todo en la exhalación.
- Instálate en el entrecejo o en el pecho, observando la presencia de tu conciencia.

Vete pasando de un paso a otro y, si notas que te distraes, vuelve a contar o a la respiración. Vas pasando de Saguna a Nirguna.

Nirguna es la meditación sin semilla, experimentando la mente sin condicionamientos. El trasfondo de la mente es el vacío. Los pensamientos desaparecen y aparece el momento de eternidad, de vacío.

Nada que hacer, simplemente Ser. Espacios de tiempo sin actividad mental, nos permitimos experimentarnos sin pensamientos. El pensamiento es una función natural de la mente. El pensamiento no es el problema, el problema es la relación neurótica que tenemos con nuestros pensamientos. Pretender no tener pensamientos no es natural.

El verdadero Ser de la mente es la espaciosidad sin límites: EL VACIO.

En el vacío pueden surgir energías que te pueden hacer perderte. Para no perderte en el vacío utiliza los siguientes recursos de la vía del condicionamiento positivo:
- El concepto de la impermanencia.
- Yo soy la conciencia absoluta.
- El símbolo psíquico.
- Maytri, la compasión.

Al final de tu meditación, si esta ha sido armónica, puedes compartir ese estado de calma y silencio, compartiéndolo con todos los seres sintientes. Esto se llama Maytri.

¿QUÉ SUCEDE CUANDO LLEGO AL VACÍO?

Cuando consigues meditar realmente pueden ocurrir varias cosas:
1. Perder la consciencia o dormirte. Para evitarlo mantén un ancla, que puede ser una frase corta o un símbolo y utilízalo en estos casos.
2. Si conservas la consciencia, sigue la vía de ser tu mismo, la vía del descubrimiento. Entonces puedes disolver la meditación y permitir la entrada de pensamientos: si ya no estás vinculado a ellos, te lo puedes permitir, pues ya no te afectan. El problema no son los pensamientos, sino la relación que tienes con ellos.

Al principio de la meditación nuestra relación con los pensamientos es neurótica, en el medio del proceso aprendemos a no tener ninguna relación con ellos. Al final del proceso podemos relacionarnos de una forma más sana con nuestros pensamientos.

Al principio del camino el árbol es el árbol y la montaña la montaña.

En el medio del camino el árbol ya no es el árbol y la montaña no es la montaña

Al final del camino el Arbol vuelve a ser el Arbol y la Montaña vuelve a ser la Montaña

Y EL CAMINO ES RICO Y TE HARA CRECER.
GRACIAS MAESTRO

María José Gómez es terapeuta y profesora de terapia craneosacral biodinámica, meditadora e instructora de yoga. C/ Payo Gómez 10 1ºD 15004 La Coruña. Tf. 687512148

Contacto

Si desea más detalles acerca de nuestros servicios puede concertar una visita.
Envíenos un mail a mariarikta@yahoo.es y nos pondremos en contacto con usted.

[+] Acerca de BIODINAMICACRANEAL

 © Pululart                      Mº José Gómez Martínez Piñeiro . Tel: 981 63 16 10 · 915 76 69 56 · 687 51 21 48