MARIA GÓMEZ

biodinámicacraneal

La terapia craneosacral biodinamica como via de conocimiento

Englobada en la Medicina Complementaria, esta terapia es un tipo de Medicina Manual, derivada de la Osteopatía. Es un arte-ciencia, respetuosa y sutil, que reintegra la salud, teniendo en cuenta todos los aspectos del ser humano: espíritu, cuerpo, mente, emociones y energía.

Fue desarrollado a principios del siglo XX por el osteópata americano Dr. William Sutherland, partiendo de las bases de la Osteopatía.

Donde hay movimiento hay vida. Cada hueso, músculo y víscera del cuerpo tienen un movimiento involuntario, armónico y global que crea la salud en el cuerpo. Es como una Marea de líquido interna que acuna y da vida. En el cuerpo de todo ser vivo existe una pulsación rítmica sutil, denominada impulso rítmico craneal. Este movimiento puede ser percibido como una especie de respiración líquida en todas las estructuras que componen el sistema craneosacral, que son el encéfalo, la médula espinal, el líquido cefalorraquídeo, las meninges, los huesos craneales, las vértebras, la pelvis y el sacro. Este movimiento se transmite a todos los tejidos corporales. La potencia y calidad con que emerge y se transmite este ritmo en todo el cuerpo, determina el estado de salud y la vitalidad.

Si este movimiento interno involuntario se ralentiza o detiene, debido a un golpe, trauma, tensión nerviosa o emocional, puede surgir la enfermedad. La historia personal de cada uno de nosotros está plagada de sucesos que nos han marcado, unos para bien y otros para mal. Todos esos sucesos quedan escritos en el cuerpo con el lenguaje que el cuerpo dispone: constricción de tejidos, tensión, distensión, coagulación del movimiento de los líquidos y, a veces, congelación. Esto afecta a todos los campos del ser humano: el físico, el mental, el emocional y el energético.

Un ejemplo sencillito: el jefe de una persona constantemente le vitupera y le desvaloriza. A esta persona, en su infancia, una profesora le desvalorizaba constantemente. Esta persona se encogía, se sentía tonto, que no valía para nada. El cuerpo, con su lenguaje particular, encapsula y guarda esta información. La información contenida en esta escritura de su infancia empieza a activarse en cuanto siente la desvalorización de su jefe y comienza a pensar que realmente no vale nada como persona. Este pensamiento genera unas modificaciones en su estructura física, los neurotransmisores relacionados con el bienestar dejan de emitirse y comienzan a emitirse otros que tienen que ver con la tensión, la contracción y la congelación y la ralentización del impulso rítmico craneal. Si esta situación se mantiene en el tiempo esta persona puede caer, como poco, en una depresión. Así vemos como esta escritura peculiar queda encapsulada en el cuerpo y puede activarse en un momento determinado dando lugar al comienzo de una enfermedad.

En las sesiones de terapia craneosacral biodinámica el terapeuta, a través de un contacto muy ligero de sus manos sobre el cuerpo del paciente, recibe la información del movimiento involuntario de todo el organismo, la calidad de la potencia que anima al impulso rítmico craneal y, mediante técnicas manuales, muy suaves y respetuosas, mientras su paciente está cómodamente tumbado, vestido, va reintegrando la saludable movilidad a todo el organismo, incrementando la potencia del impulso rítmico craneal poniéndole en contacto con el Aliento de la Vida. Durante la sesión el paciente va dándose cuenta como en su cuerpo va guardando todas esas sensaciones, emociones, dolores… y de cómo puede elegir deshacerse de todo esto, obteniendo la información válida para poder continuar con su vida con más salud.

El terapeuta, entrenado para escuchar los movimientos sutiles del cuerpo, nunca impone nada al paciente, ni fuerza a su organismo a hacer algo para lo que todavía no está preparado. Es el mismo sistema del paciente el que lleva la dirección de su proceso de curación. Cuando se liberan las tensiones del cuerpo, se libera también la energía que antes se utilizaba para mantener la contracción y puede recuperarse para beneficio de todo el organismo.

La sensación que permanece después de una sesión es de paz y de orden. Todo vuelve a reorganizarse y recordamos quienes somos y para que hemos nacido. También se alivian nuestros dolores, de cuerpo y alma, se equilibra nuestro sistema nervioso y energético. Tenemos más fuerza para seguir nuestro camino. Generalmente es necesario realizar una serie de sesiones para obtener todos los efectos beneficiosos que la terapia craneosacral biodinámica puede ofrecernos.

Esta terapia es tan suave y segura que es apropiada para personas de todas las edades, desde recién nacidos hasta ancianos, así como en el embarazo y posparto, después de una cirugía, un accidente o en condiciones de enfermedad. Como se trata de una terapia global, puede ayudar a personas con casi cualquier condición, incrementando su vitalidad y permitiendo acceder a sus propios recursos de autocuración.

Es especialmente útil en casos de: Trauma prenatal, perinatal y postnatal, trauma de cualquier índole, secuelas de accidentes y cirugías, desajustes emocionales, disfunciones orgánicas de cualquier tipo, estrés, angustia, depresión, insomnio, dolor de cualquier origen, migrañas, zumbidos en los oídos y un largo etcétera. Especialmente ayuda en el Crecimiento Personal. A lo largo de las sesiones se mostrará claramente cuales son los patrones de comportamiento que nos conducen a realizar acciones inadecuadas y dañinas, dándonos herramientas para conseguir un estado de sabiduría, equilibrio y plenitud.

Para aprender esta terapia fundamentalmente se necesita interés en el ser humano y un corazón compasivo. Está abierta a todo tipo de personas, sean amas de casa, terapeutas, masajistas, osteopatías, enfermeros, comadronas, jubilados, en paro,... En los cursos, sobre todo si el protocolo de docencia está regulado por la Comisión de Regulación de la Asociación Española de Terapia Craneosacral, se imparten conocimientos de anatomía, técnicas avanzadas de psicología, meditaciones e innumerables prácticas encaminadas a que el alumno encarne el proceso y libere sus propias restricciones, a todos los niveles, para luego poder ofrecer esta sabiduría en sus sesiones de trabajo.

Notas sobre la autora
María José Gómez Martinez-Piñeiro es terapeuta craneosacral desde el año 1.989. Formada en las escuelas americana, francesa e inglesa. Fue Presidenta de la Asociación de Osteopatía Sacrocraneal y actualmente es Profesora de la Comisión para la Regulación de la Docencia de la Terapia Craneosacral Biodinámica en España, de la Asociación Española de Terapia Craneosacral. Fundadora de la Escuela Maria Rikta, imparte cursos y sesiones de trabajo en Madrid y en La Coruña. Tf. 687 51 21 48.

Contacto

Si desea más detalles acerca de nuestros servicios puede concertar una visita.
Envíenos un mail a mariarikta@yahoo.es y nos pondremos en contacto con usted.

[+] Acerca de BIODINAMICACRANEAL

 © Pululart                      Mº José Gómez Martínez Piñeiro . Tel: 981 63 16 10 · 915 76 69 56 · 687 51 21 48