MARIA GÓMEZ

biodinámicacraneal

Testimonios

Junio del 2009.

Ayer le escribí una carta a Jaime, creo que es algo nuevo en mi aprendizaje, un paso a una liberación, que se está preparando, nunca fui capaz de escribir a nadie una carta que llevara más de 7 líneas, con boli y letras grandes.

Llevo aproximadamente 3 años de terapia craneosacral biodinámica y un curso de formación en esta terapia. Tengo mucha pena de que en todo este tiempo no haber sido capaz de escribir todas la experiencias que me han pasado en estos 3 años, que han sido muchas, algunas tremendamente duras, no entendía las sensaciones físicas dolorosas o extrañas, me sobrepasaban, pero después de tiempo empecé a entender que estos sentimientos que tenía, sueños y dolores físicos, persistentes durante algún tiempo formaban parte del proceso que me llevaba en cada sesión a un estado en que mi cuerpo manifestaba algún trauma emocional guardado tan en el fondo que yo no lo recordaba o simplemente lo recordaba de una manera diferente.

Antes era antisocial, han sido circunstancias muy antiguas las que me han llevado a encerrarme en un mundo oscuro y negro donde solo sentía paz con los animales, pues me parecía que eran los únicos que no me engañarían y me traicionarían (patético). Me queda mucho camino por andar, todo el que he hecho mal, ahora lo tengo que reconducir, pero me siento feliz, una palabra que ahora es un sentimiento, me siento feliz simplemente tomando un café en la hamaca mirando a las margaritas y oyendo a los pájaros y viendo a los perros tumbados a mi lado. Puede parecer que sigo lo mismo, en el mismo escenario, pero no es verdad porque no importa el lugar, importa cómo te sientas contigo misma.

Ayer estuve comiendo aquí con mi hijo, hice ensalada de pasta y le gustó. Estuvimos hablando de un montón de cosas, creo que ahora si estoy empezando a ser la madre que debía haber sido y que necesitaba mi hijo pero no he sido capaz de ser buena madre, buena esposa, ni buena en nada porque no fui buena conmigo misma, y no puedes dar de lo que tienes o mejor dicho, lo que piensas que no tienes. Siempre pensé que los quería porque trabajaba mucho y miraba de darles las cosas que creía que necesitaban y casi todas eran materiales, lo hice pensando que era lo mejor, pero no era así, necesitaban de mi presencia, mi atención, necesitaban sentirse seguros y como yo no me sentía segura no fui capaz de dársela a mis hijos.

Por la mañana me encontraba bien, hasta le dije a mi hija que pusiera música, pues bailando un par de canciones animadas se suben las vibraciones y el ánimo. He estado ocupada y bueno, Alba, Elena y yo hemos hablado mucho sobre la terapia, las sensaciones que se tienen durante las sesiones, etc…pero al mediodía, cuando me senté para descansar ya sentí que algo se estaba cociendo en mi interior...

Aunque aparentemente casi parece que mi vida sigue igual, en mi interior han cambiado tantas cosas….tantos sentimientos y sé que me queda mucho camino. Pero ahora me siento bien porque sé que es para ser más feliz y mejor persona. Espero que me puedan perdonar el daño que he hecho, pero el daño más grande me lo he hecho a mi misma, por haber perdido todos estos años de mi vida. Pero bueno, si no encontré este camino de la terapia craneosacral biodinámica es porque la puerta aún no estaba abierta para mi, o que simplemente estaba llamando a la puerta equivocada y como soy tan cabezona pues golpeaba la puerta incorrecta e incesantemente sin darme cuenta de que estaba dejando mis energías y mi vida por el camino, simplemente que este camino tenía que hacerlo para poder llegar a otro pero con aceptación y no con desesperación, me imagino que es como los juegos de ordenador, no te deja pasar a otra pantalla y si coges un atajo realmente no has aprendido el camino y no vale, o como cuando jugamos a la Oca, yo llevo toda la vida de puente a puente y me lleva la corriente y no avanzaba de ahí, porque solo quería un 6, y no valoraba que también son importantes los 1, 2, 3, 4 …antes me desesperaba por todo y todo me parecía injusto, ahora trato de aceptar cada día lo que me pueda pasar y eso no quiere decir que no lo pase mal y sufra, pero ya no con esa desesperación.

SOFÍA.

Tiene 20 meses de edad y un retraso madurativo al que los médicos no atribuyen ninguna causa orgánica.

La primera experiencia con biodinámica craneal que Sofía tuvo fue cuando estaba en el vientre de su madre. Durante la sesión tuvo la sensación de que su útero se “ensanchaba” y notaba que Sofía no dejaba de moverse. Era como si la hubieran despertado. Me impresionó tanto que fue en lo primero que pensé cuando nos dijeron que Sofía podría tener algún problema neurológico.

Desde hace un año Sofía asiste a terapia biodinámica en la consulta y es desde esta fecha cuando vimos la diferencia que existe entre lo que avanza la niña durante los 3 ó 4 días siguientes a una sesión y lo que avanza en los días anteriores a la misma.

Después de una sesión Sofía se muestra más ágil, tanto mental como físicamente. Hemos observado que nos presta más atención cuando la hablamos (normalmente es como si llevara tapones en los oídos) y también la notamos más comunicativa. Es curioso que a medida que van pasando los días, tras la sesión, vaya perdiendo entusiasmo (aunque cada vez le cuesta menos mantenerlo) y vuelve a recuperarlo tras otra sesión.

Hay una anécdota del primer día que Sofía estuvo en la consulta: tuvo la sesión por la mañana y por la tarde le empezó a brotar pus de uno de los puntos de la cicatriz que tenía en el costado (ya hacía más de un mes que le habían operado del pulmón derecho) enseguida supimos que la sesión había ayudado a Sofía a expulsar algo que su organismo por sí solo no había podido.

La evolución de Sofía desde que asiste a la terapia es sorprendente no sólo en lo relativo a su retraso sino en los aspectos más cotidianos de la vida diaria: duerme mejor, está más tranquila e incluso se le están solucionando los problemas de estreñimiento.

Sabemos que poco a poco, gracias al trabajo de la biodinámica, el cuerpo de Sofía está aprendiendo a mantener un ritmo que le permite llevar una vida en armonía con lo que la rodea.


ADRIANA

Tiene 30 años y una lesión de nacimiento, producida por el forceps que utilizaron, en el lado derecho de su cerebro, más concretamente en el área de broca. Esta lesión le provoca graves problemas en el habla, fuertes dolores de cabeza y un retraso intelectual.

Adriana sufría fuertes dolores de cabeza, se expresaba muy mal, tanto fonética como intelectualmente, tenía un nivel de atención bajo y no participaba demasiado en la vida familiar.

Al principio no se notó gran mejoría, pero a partir de unos meses de tratamiento y sobre todo a partir de un tratamiento intensivo (4 días continuados de tratamiento a manos de 2 terapeutas), se le notó gran mejoría: tiene menos dolores de cabeza, entiende mejor y se expresa mejor, es más participativa, tiene mejor nivel de atención y va dejando de lado una expresión que ella utilizaba mucho: “No sé”.

AZUCENA

Tiene 40 años, acudió a la consulta por dolores de cabeza, fuerte estreñimiento y estrés.

Gracias al tratamiento desaparecieron los dolores de cabeza, el estreñimiento y su tono general es más relajado.

Noviembre del 2012

La terapia craneosacral me ha ayudado a regular mi sistema nervioso, y semana tras semana a sentirme mucho más tranquila y confiada conmigo misma y con la vida. María es una persona que inspira una profunda confianza y sabe crear un espacio de máxima comprensión. Sus conocimientos sobre la materia son inigualables. Ahora sigo recurriendo a la terapia craneosacral siempre que quiero volver a encontrar el camino hacia la salud física y psíquica a mi ritmo. Lo que más aprecio es lo eficaz que es siendo tan poco invasiva.

Contacto

Si desea más detalles acerca de nuestros servicios puede concertar una visita.
Envíenos un mail a mariarikta@yahoo.es y nos pondremos en contacto con usted.

[+] Acerca de BIODINAMICACRANEAL

 © Pululart                      Mº José Gómez Martínez Piñeiro . Tel: 981 63 16 10 · 915 76 69 56 · 687 51 21 48